29 de oct. de 2012

Kourós de Anavyssos


Autor: Desconocido

Cronología: 525 a.C.

Estilo: Griego Arcaico

Dimensiones: 1,94 metros.

Localización: Museo Nacional de Atenas.



     El Kouros de Anavyssos es una obra escultórica exenta, realizada en mármol. La escultura muestra un hombre de pie, desnudo y frontal, con los puños cerrados y prietos contra los muslos, y con la pierna izquierda adelantada como si quisiera avanzar, ojos almendrados y abultados, largos cabellos en forma de zig-zag que caen sobre los hombros y con labios arqueados con una expresión que se conoce como "sonrisa arcaica". Predominan los elementos geométricos en el tratamiento de la anatomía corporal, que se manifiesta en zonas como el cabello o la musculatura, que se disponen en torno a ejes, verticales y horizontales, que definen partes simétricas: brazos y piernas cilíndricos, tórax excesivamente abombado y abdomen muy reducido, por lo que parece desproporcionado.


     Es importante también destacar los convencionalismos a los que se somete la figura humana. Además de la geometrización anatómica, es importante el hieratismo, solo roto por la pierna adelantada, la simetría y la frontalidad, ya que es una obra pensada para ser vista de frente. Es una obra completamente estática, ya que no se consigue representar el movimiento, ni crear espacio alrededor de la estatua, que es un bloque de mármol. El tratamiento de la superficie es aún bastante rudo, aunque más avanzado que en obras anteriores, de manera que se va evolucionando no solo en el tratamiento de la anatomía masculina, sino también en el logro de las diferentes texturas: los cabellos, la piel...

     El término “kouros” se puede traducir como “atleta”, de modo que representaría a algún ganador de los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia, aunque algunos especialistas han considerado durante mucho tiempo que se trataba de representaciones del dios Apolo. En cualquier caso, tiene función honorífica o conmemorativa, pues se trata de homenajear a los ganadores de los juegos.

     El “Kourós de Anavyssos” pertenece ya a la última etapa de de la época arcaica griega, de tal modo que tiene como antecedentes las “xoanas”, figuras votivas de la época oscura, y los primeros “kuroi”, como los hermanos “Cleobis y Britón”, en los que se aprecia un menor control de la técnica escultórica y menos capacidad en la representación de la figura humana. Sin embargo, el gusto por la representación del desnudo masculino continúa desarrollándose en la civilización griega mediante las esculturas de dioses y atletas, de manera que los principales escultores de la época clásica trabajarán la anatomía masculina, como Mirón (Discóbolo), Polícleto (Doríforo), Praxíteles (Hermes de Olimpia), Lisipo (Apoxiomeno), etc.

     Por otra parte, en el periodo arcaico se desarrollaron también esculturas femeninas, las “korai”, que serían el equivalente femenino a los “kuroi”; representan jóvenes doncellas, vestidas con peplo e himatión, con expresión y composición similar a las figuras masculinas, y con función votiva. 

4 comentarios:

  1. oleeee tuuu hija !!! qué arte más grande tienes haciendo comentarios, nos has salvado la vidorra !! GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS A ESTO!!! ahora puedo hacer mi trabajooo. graaaaaaaacias

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que tiene razon; con esto se puede hacer tarea!
    jaja Muy buen aporte, Buenos datos...

    ResponderEliminar
  4. faltan detalles como las tecnicas utilizadas, laluz, la composicion y proporcion, etc....

    ResponderEliminar